La “Consecuencia” De Nuestros Actos

“Vamos acelera y no te detengas, hasta que….”

Piensalo luego no hay marcha atras.
Luego no hay marcha atras.

Resultaría muy emocionante emprender un viaje hacia una gran aventura y sin límites a nuestras emociones, ¿verdad? .Una aventura sin límites es lo que todos desean, así lo piensan los publicistas, lo vemos en los anuncios publicitarios de muchas compañías de producción de licores, alimentos, golosinas, combustibles y también por supuesto en las empresas de turismo, bombardeándonos de palabras y frases que nos son fáciles de recordar, y sin quererlo, ni desearlo nos dejamos convencer que esto, es en verdad lo que necesitamos, vivir sin límites, experimentar sin límites de los placeres de la vida, sin tomar en cuenta que eso de “sin límites” no existe en este planeta. Sí así es, vivimos y existimos “limitados” a esta esfera planetaria. Sí ¡pero hemos llegado a la luna! podrías decir, si claro, pero limitados por una escafandra, un uniforme presurizado y un tanque con un tiempo límite de oxígeno, tenemos que llevar con nosotros los elementos de nuestro limitado planeta, no podemos escapar a estos porque de cierto moriremos.

Lo cierto es que estos límites existen y están para nuestro bien. Nacimos y moriremos, inicio y final, así como estamos limitados a un medio físico también lo estamos al tiempo, no podremos escapar de ellos, los límites a nuestra existencia y voluntad están normadas por leyes; leyes humanas, leyes naturales y un tipo de leyes de la cual provienen todas estas, las leyes Divinas, y todas tienen beneficios y sanciones, para quienes viven dentro de ellas, beneficios; para los que no quieren cumplirlas, sanciones. Nuestro reto a estas leyes traen como consecuencia una existencia llena de amargura y frustración, al comprobar que al tratar de vivir “sin límites”, solo estamos limitándonos aun más y más.

Las leyes humanas son aquellas que están escritas en los libros jurídicos y legales, que norman nuestra vida en sociedad para una coexistencia digna, sana y en paz, pero que muchas veces no es aplicada a los verdaderos culpables por la naturaleza de aquellos que las aplican. Las leyes naturales son aquellas que regulan nuestro medio físico, de habitad, de temporalidad, y que difícilmente pudieran ser traspasadas, y como vemos y conocemos traen graves resultados a quienes traten de violarlas.

Lo estamos viviendo ahora, el hombre trató, siempre de vivir sin tener en consideración al lugar en que vive, y hoy estamos observando el resultado de ello, calentamiento global, cambios climáticos, alimentos contaminados, y como secuela, el inicio de escasez de algunos alimentos; su propia soberbia está yendo en contra de él. Una vez más las leyes se cumplen dando beneficios a los que las observan y castigo a los que las desprecian.

Ahora bien existen leyes que muchos ignoran o desean ignorar, porque estas ponen límites a sus deseos o disfrutes momentáneos, pero que tienen un resultado perpetuo, es decir beneficios o sanciones eternas. Nadie puede escapar de ninguna de estas, ni una, porque son leyes que están escritas antes de la existencia de el hombre y mas aún antes de la existencia de el universo mismo, y quien las aplica y las decreta es por naturaleza, justo; estas son las leyes Divinas, dadas para regular la subsistencia de la humanidad de manera adecuada y provechosa, no sólo en esta vida, sino y sobre todo, en la eternidad.

Y una vez más el hombre procuró, trata y tratará de ir en contra de estas leyes, trayendo como resultado, la justicia divina.

Una y otra vez, vemos a lo largo de la historia lo rebelde que es el hombre a estas normas, sociedades enteras entregadas a la vida sin límites, fueron luego traspasadas, humilladas, aniquiladas por completo, grandes imperios se han levantado y en su orgullo hicieron lo que sus deseos y naturaleza les dictaban, despreciando y menospreciando la voluntad de Dios. De igual manera las personas que alguna vez levantaron su voz y sus actos en contra de sus leyes, obtuvieron luego el precio de su locura al intentarlo.

¿Podrás tu escapar de las consecuencias de estas leyes en tú existencia? Inténtalo y verás.

Actualmente estamos percibiendo un gran cambio en el estilo de vivir, ya no se vive bajo las normas morales de hace solo 20 años, ni siquiera de hace 10 años, la inmoralidad a tomado el lugar de lo moral, todos la conocen como la “nueva moral”, que tiene sus propias normas de conducta y de interrelación personal. Casi todo está yendo en contra de lo que se sabe es bueno para el hombre, creyendo que se puede escapar de la consecuencias de sus actos de desobediencia.

Las ordenanzas divinas no son para castigar al hombre, fueron dadas a conocer para que él supiera que cosa era bueno y provechoso, y que era malo e infructuoso, se nos han otorgado, para que teniendo la capacidad de escoger, escojamos lo bueno, pero por motivos engañosos y de orgullo escogemos lo malo; las leyes divinas son para el conocimiento de los efectos de nuestros actos. Existen diversos ejemplos, veamos uno; el número de infectados por VIH crece en cada vez personas de menos edad, cuya expectativa de vida se ha reducido a la mitad, es decir morirán mucho antes de cumplir los 40 años y no es el SIDA el que produce mas muertes entre las mujeres como se piensa, sino el virus del papiloma humano que puede producir cáncer al cuello uterino. Cada año mueren más de 8000 mujeres de esta enfermedad en los EEUU, 30 millones de mujeres norteamericanas tienen este virus.*

Las políticas de prevención, aunque parezca absurdo, consiste en “promover” el “uso responsable del sexo “, entregando preservativos a adolescentes de entre 14 a 17 años, el número de estas entregas es de millones, pero esto no ha detenido el contagio, más aun como ya dijimos, se a incrementado. ¿Por qué? por que existe una ley divina que indica que el sexo es para practicarlo dentro del matrimonio, pero como sabemos esta sola idea es ridícula en nuestra sociedad. Todo está preparado para resolver “el problema” de la “concepción no deseada”, pastillas que resuelven el problema “al día siguiente”, países que legalizan el aborto, alegando derechos que no lo son. Niños que crecen sin un hogar, las diversas “opciones” sexuales, que acarrean enfermedades no solo físicas también mentales, perversiones que traen dolor y muerte.

Y no es que Dios está en el cielo pensando a quien castigar, sino que el sabe que tales acciones terminarán por destruir a quienes las practican, es por esto que el las prohíbe. Todo acto que esté en contra de la ley divina se le llama pecado y como establece claramente La Escritura la “paga del pecado es muerte” (Romanos. 6; 23), pero muerte no es el deseo de Dios sino vida y Vida en abundancia.

Son nuestros actos, los que nos llevarán al final a ese lugar de bendición o maldición, recompensa o castigo, nuestros actos, y no, Dios.

“Vamos, acelera y no te detengas.…”, esta fueron las palabras que dijo uno de los tres jóvenes que huían de la policía, en un auto, tratando de no ser atrapados con un paquete de drogas, la excesiva velocidad con la que iban provocó la volcadura del auto al dar una curva, dos de ellos fallecieron atrapados entre los hierros retorcidos del auto, el otro terminó sin piernas y sin la posibilidad de mover un brazo, ellos trataron de vivir “sin límites” y acabaron pronto. Otro terminó sus días limitado en un 60% de la movilidad de su cuerpo.

Para vivir sin límites se debe vivir dentro de la voluntad de Dios, aquel que nos creó y sabe lo que nos conviene.

 

Acepta este reto.

 

EL NABI.

Escribir comentario

Comentarios: 0

  • loading

Aviso legal | Política de privacidad | Imprimir | Mapa del sitio | Recomendar esta página
©Martín N. Todos los articulos son de propiedad del administrador de esta pagina, asi como los articulos publicados en el blog. Queda PROHIBIDA la publicacion ,copia o impresión de los articulos sin la autorización expresa del autor.